Tras la FIV, algunas parejas se quedan embarazadas sin ayuda

Por Kerry Grens, Reuters Health

5 Min Read

NUEVA YORK (Reuters Health) – A pesar de la etiqueta de ser «infértiles», algunas parejas que han probado tratamientos de fertilidad pueden luego tener un bebé de forma natural, según un nuevo estudio de Francia.

En algunos casos de la investigación, los padres habían tenido otro hijo previamente utilizando la fecundación in vitro (FIV) – mientras que en otros casos la pareja tuvo un bebé incluso después de una experiencia infructuosa con la FIV.

«La mayoría de las parejas infértiles piensan que no pueden concebir de forma espontánea, mientras que nuestro estudio demuestra que (esto) sigue siendo posible», escribió la doctora Pénélope Troude, del Instituto Nacional de Investigación Médica de Francia, INSERM, en un correo electrónico enviado a Reuters Health.

«Nuestros resultados deberían dar esperanzas a las parejas que han sido tratadas sin éxito mediante FIV», escribieron Troude y sus colegas en su informe, publicado en la revista Fertility and Sterility.

Los investigadores han informado anteriormente de que las parejas que esperan un tratamiento de FIV abandonan ocasionalmente la lista de espera porque se quedan embarazadas sin tratamiento de fertilidad, lo que los médicos denominan un embarazo «espontáneo».

Para tener una mejor idea de la frecuencia con la que las personas que se someten a FIV acaban teniendo bebés sin ayuda adicional, Troude y sus colegas recopilaron información sobre unas 2.100 parejas que habían iniciado un tratamiento de fertilidad en Francia a principios de la década de 2000.

Alrededor de 1.300 de esas parejas acabaron teniendo un bebé a través de la FIV.

Ocho o diez años después, las parejas respondieron a una encuesta sobre si habían tenido un hijo por su cuenta tras el tratamiento de fertilidad.

Entre los padres que habían tenido un bebé a través de la FIV, el 17 por ciento tuvo posteriormente otro hijo sin ayuda. Y entre las parejas que originalmente no lograron tener un bebé con el tratamiento de fertilidad, el 24 por ciento pasó a tener uno a partir de un embarazo espontáneo.

«Hay que tener en cuenta que la infertilidad no significaba ninguna posibilidad de concebir, sino una posibilidad baja o muy baja de concebir», dijo Troude.

El Dr. Johannes Evers, profesor de obstetricia y ginecología del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, en los Países Bajos, dijo que el comportamiento de las parejas puede explicar por qué las personas cuya FIV no funcionó tuvieron una mayor tasa de embarazos naturales después.

«Las parejas exitosas ya tenían su(s) hijo(s), por lo que habrán usado anticonceptivos», escribió Evers, que no participó en el estudio, en un correo electrónico a Reuters Health. Los hombres y las mujeres más jóvenes tenían más posibilidades de tener un bebé de forma natural, al igual que las parejas cuya infertilidad no tenía una causa clara.

Por ejemplo, entre las mujeres menores de 35 años con una infertilidad inexplicable, el 45 por ciento se quedó embarazada después de fracasar en su intento de tener un bebé a través de la FIV.

La infertilidad puede estar causada por problemas hormonales o por un bajo recuento de espermatozoides, por ejemplo, pero en el 12 o 13 por ciento de las parejas del estudio, la causa era desconocida.

Troude dijo que la infertilidad inexplicada podría ser una buena señal para las posibilidades de las parejas de tener un bebé, en comparación con las que tienen una razón clara para no quedarse inicialmente embarazadas.

Evers dijo que los hallazgos «tranquilizan (a las parejas) de que no es el fin no concebir por FIV, especialmente si tienen infertilidad inexplicada.»

Otro estudio reciente descubrió que entre las parejas que no habían podido quedarse embarazadas tras un año o más de intentos, el 44 por ciento de las que optaron por no someterse a un tratamiento de fertilidad acabaron teniendo un bebé con el tiempo (véase la noticia de Reuters Health del 2 de febrero de 2012).

Aún así, sería difícil utilizar los nuevos hallazgos para determinar qué parejas podrían beneficiarse de un enfoque de esperar y ver, y qué parejas deberían proceder con la FIV, dijo Troude.

La FIV cuesta unos 15.000 dólares por ciclo, y puede o no estar cubierta por el seguro.

Troude añadió que la decisión se hace aún más difícil dado que a medida que una mujer envejece, sus posibilidades de concebir disminuyen.

Aunque los resultados ofrecen cierta esperanza a las parejas que intentan tener un bebé, dijo que el largo tiempo de seguimiento del estudio y las tasas de embarazo relativamente bajas «se corresponden con una probabilidad de concepción muy baja».

Evers dijo que las cifras también podrían sobrestimar la verdadera tasa de natalidad.

Eso se debe a que sólo un poco más de la mitad de las parejas a las que se invitó a participar en el estudio respondieron realmente al cuestionario, y «las parejas embarazadas habrán sido más propensas a responder que las parejas decepcionadas y sin hijos», dijo Evers.

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.