Purificación, caracterización y trasplante de mioblastos primarios de ratón para la terapia génica mediada por células

El trasplante de mioblastos cultivados en el músculo esquelético maduro es la base de un nuevo enfoque terapéutico para las enfermedades musculares y no musculares: la terapia génica mediada por mioblastos. El éxito del trasplante de mioblastos para corregir defectos musculares intrínsecos depende de la fusión de las células implantadas con las miofibras del huésped. Los estudios anteriores en ratones han sido problemáticos porque han implicado el trasplante de líneas celulares miogénicas establecidas o de cultivos musculares primarios. Ambas poblaciones celulares tienen desventajas: las líneas celulares miogénicas son tumorigénicas, y los cultivos primarios contienen un porcentaje sustancial de células no miogénicas que no se fusionarán con las fibras del huésped. Además, para ambas poblaciones celulares, ha sido necesaria la supresión inmunitaria del huésped para la retención a largo plazo de las células trasplantadas. Para superar estas dificultades, hemos desarrollado nuevas condiciones de cultivo que permiten la purificación de mioblastos de ratón a partir de cultivos primarios. Tanto las poblaciones enriquecidas como las clonales de mioblastos primarios se caracterizaron en ensayos de proliferación y diferenciación celular. Los mioblastos primarios dependían de la adición de bFGF para crecer y conservaban la capacidad de diferenciación incluso después de 30 duplicaciones de la población. El destino de las poblaciones de mioblastos puros tras el trasplante se supervisó marcando las células con la enzima marcadora beta-galactosidasa (beta-gal) mediante la transferencia genética mediada por retrovirus. A los cinco días del trasplante en el músculo de ratones maduros, los mioblastos primarios se habían fusionado con las células musculares del huésped para formar miofibras híbridas. Para examinar la inmunobiología de los mioblastos primarios, comparamos las células trasplantadas en huéspedes singénicos y alogénicos. Incluso sin supresión inmunitaria, las fibras híbridas persistieron con una expresión continua de beta-gal hasta seis meses después del trasplante de mioblastos en huéspedes singénicos. En los huéspedes alogénicos, las células implantadas se eliminaron completamente en tres semanas. Para evaluar la tumorigenicidad, se trasplantaron mioblastos primarios y mioblastos de la línea celular miogénica C2 en ratones inmunodeficientes. Sólo los mioblastos C2 formaron tumores. La facilidad de aislamiento, crecimiento y transfección de mioblastos primarios de ratón en las condiciones aquí descritas amplía las oportunidades de estudiar el crecimiento y la diferenciación de las células musculares utilizando mioblastos de cepas normales y mutantes de ratón. Las propiedades de estas células después del trasplante -la estabilidad de las miofibras híbridas resultantes sin supresión inmunitaria, la persistencia de la expresión del transgén y la falta de tumorigenicidad- sugieren que los estudios de terapia génica mediada por células utilizando mioblastos primarios pueden aplicarse ahora ampliamente a modelos de ratón de enfermedades musculares y no musculares humanas.

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.