DJO | Revista Digital de Oftalmología

1. Describa el aspecto clínico de esta lesión.
Respuesta: La fotografía clínica demuestra múltiples lesiones redondas, del color de la piel, elevadas en los párpados superiores e inferiores, que varían en tamaño de 1 a 8 mm, localizadas por delante de la línea de las pestañas sin afectación del margen del párpado. Las lesiones más grandes parecen quísticas. La superficie es lisa sin evidencia de umbilicación, ulceración o hipercaratosis. No hay hemorragia, triquiasis, secreción o conjuntivitis asociada.
2. Describa las características histológicas de esta lesión.
Respuesta: La sección teñida con hematoxilina-eosina demuestra un quiste revestido de epitelio de dos capas situado dentro de un estroma de tejido conectivo. Hay evidencia de una leve inflamación crónica adyacente, no granulomatosa (linfocitos sin células epitelioides). No se observan estructuras anexas dérmicas en esta sección. No se observan hocicos apicales y no se ve material dentro de la cavidad del quiste.
3. Nombre tres entidades en el diagnóstico diferencial.
Respuesta: Respuesta:
– quistes de la glándula de Moll
– hidrocistoma
– quistes sudoríferos
– quistes ductales
– quistes de inclusión epitelial
– carcinoma basocelular (inferomedial)
– molusco contagioso
4. ¿Cuál es el diagnóstico?
Respuesta: Respuesta:
– hidrocistoma
– quiste sudorífero
– quiste ductal
5. Cuál es la historia natural de esta lesión?
Respuesta: La nomenclatura de los quistes de los párpados es algo confusa debido a la multitud de elementos glandulares dentro del párpado. «Hidrocistoma», «quiste sudorífero» y «quiste ductal» son términos sinónimos utilizados para describir las lesiones quísticas de las glándulas sudoríparas. La mayoría de las glándulas sudoríparas de todo el cuerpo humano son de la variedad ecrina; secretan directamente DENTRO del lumen glandular mediante exocitosis. Algunas zonas del cuerpo, como la axila, la ingle, el conducto auditivo y los párpados, incluyen glándulas sudoríparas apocrinas; secretan DENTRO del lumen glandular pellizcando las porciones apicales de las células que rodean el lumen (hociqueo apical). En el párpado, los hidrocistomas apocrinos surgen de las glándulas de Moll. Los hidrocistomas se distinguen de otros quistes del párpado por la presencia de un revestimiento epitelial de dos capas. La capa interna cuboidal segrega DENTRO del lumen; la capa externa está compuesta por células mioepiteliales. Los hidrocistomas son lesiones benignas que pueden provocar una irritación crónica. Se observan con igual frecuencia en hombres y mujeres. No hay predilección por la raza. Los individuos propensos a la hidrosis sistémica y los expuestos crónicamente a la humedad cálida pueden tener un mayor riesgo.
6. ¿Cuál es el tratamiento de elección?
Respuesta: El tratamiento suele requerir la escisión con extirpación completa de la pared del quiste, aunque puede lograrse la destrucción química con ácido bicloracético o tricloracético. La resolución espontánea no suele verse. La ruptura mecánica, como la que a veces realizan los pacientes en casa, puede dar lugar a una infección y rara vez proporciona un colapso permanente de los quistes.

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.