Bruichladdich Octomore 7.1

saber más sobre

Bruichladdich

Nuestro objetivo: hacer el whisky más provocador que se pueda imaginar.Creemos más en la artesanía pura que en los procesos industriales. Confiamos en los años de experiencia de nuestros expertos, así como en sus ojos, paladar y nariz.

Filosofía

En Bruichladdich creemos en el poder de la diferencia. Creemos que el mercado internacional del whisky NECESITA productos auténticos que vayan más allá de la conformidad y la mediocridad, tanto desde el punto de vista conceptual como gustativo. Desde la reapertura de la destilería en mayo de 2001, hemos vivido una fabulosa aventura. Un proyecto totalmente agotador, lleno de altibajos, momentos emocionantes y grandes retos, pero nunca aburrido, sino pura diversión.

Producción

Producimos whisky. Por eso también utilizamos cebada 100% escocesa.

Nuestro whisky se madura en el aire marino de la isla de Islay y respira la fresca brisa de Lochindaal.

Creemos en el poder de la naturalidad en la elaboración del whisky. La filtración en frío, así como la adición de colorantes, son procesos industriales que no tienen cabida en la auténtica producción de un producto como Bruichladdich y que fundamentalmente distraen del carácter holístico de un whisky.

Islay está situado en medio de peligrosos acantilados, lejos de la seguridad de tierra firme. Una isla rodeada de ráfagas tormentosas y de las olas salvajes del Atlántico. En Bruichladdich, maduramos todas nuestras barricas en nuestros almacenes del Lochindaal, la gran ensenada que forma los Rhinns de Islay.

¿Dónde más podríamos conseguir este sabor único? Todos los almacenes están a merced de las fuerzas de la naturaleza: salvajes tormentas atlánticas y potentes huracanes con grandes cantidades de rocío salino que golpean sin piedad las paredes y penetran hasta los rincones más alejados de los almacenes.

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.