Barrios marginales urbanos en Nigeria: Garantizar unas condiciones de vida saludables

Muchos de los residentes de Lagos viven en asentamientos informales con un acceso nulo o limitado a los servicios básicos. Con la llegada diaria de nuevos inmigrantes procedentes de zonas rurales, aumenta la presión sobre las ya precarias condiciones de vida. Se necesita una acción integral para abordar los problemas sociales, medioambientales y sanitarios interconectados, afirma Olaoluwa Pheabian Akinwale.

El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (UNHS) define un barrio marginal como una amplia gama de asentamientos de bajos ingresos y/o malas condiciones de vida humana, entre los que se encuentran los vastos asentamientos informales que se están convirtiendo rápidamente en la expresión más visual de la pobreza urbana. Este es también el caso de las ciudades de Nigeria, donde la tasa de crecimiento de la población urbana es más rápida que el crecimiento económico y supera cada vez más la capacidad de los servicios sanitarios y sociales del país para proporcionar la atención adecuada y necesaria.

La urbanización también está cambiando las estructuras y funciones de otras instituciones sociales. Por ejemplo, la urbanización altera el papel de la familia, las estructuras demográficas, la naturaleza del trabajo y la forma en que la gente elige vivir y con quién. También modifica los roles domésticos y las relaciones dentro de la familia, y redefine los conceptos de responsabilidad individual y social. El aumento de los niveles de pobreza se ha visto agravado por el desempleo, el subempleo, la disminución de los salarios debido a la persistente inflación y la migración incontrolada del campo a la ciudad. El resultado es la pobreza y los malos resultados en materia de salud, especialmente entre los pobres urbanos que viven por debajo del umbral de la pobreza con un acceso limitado a los servicios sociales y sanitarios. Para muchas personas en estas circunstancias, la vida en los barrios marginales es una realidad inevitable.

Lagos metropolitano y los retos de la migración del campo a la ciudad

El estado de Lagos, en el suroeste de Nigeria, tiene una población de unos 20 millones de habitantes de una estimación nacional de 180 millones. De esta población, el área metropolitana de Lagos, que cubre el 37% de la superficie del Estado de Lagos, alberga a más del 85% de la población estatal. La metrópolis de Lagos representa el epítome de la decadencia urbana, repleta de problemas medioambientales que van desde los tugurios y los asentamientos ilegales hasta la delincuencia y el crimen.

La elevada tasa de crecimiento de la población de Lagos se ha atribuido en gran medida a la migración del campo a la ciudad, que representa hasta el 80% del aumento de la población. Esta tasa de crecimiento, que ha alcanzado el 10% en la última década, se ha traducido en una demanda de suelo sin precedentes. Por lo tanto, es un fenómeno común ver cómo los terrenos no urbanizados son tomados por los inmigrantes rurales y dan lugar a desarrollos incontrolados y desordenados de comunidades de chabolas. Estas zonas suelen carecer de las infraestructuras básicas y se caracterizan por unas condiciones ambientales muy deficientes.

Casi dos tercios de la población metropolitana de Lagos ocupan este tipo de asentamientos informales, viviendas ilegales, urbanizaciones no autorizadas o habitaciones y pisos en edificios ruinosos y sin terminar. Los habitantes de las barriadas urbanas de Lagos carecen de los servicios sociales básicos esenciales y se enfrentan a unas condiciones de vida deficientes debido a la densidad de población, el hacinamiento, el desempleo, la pobreza, la falta de agua potable, la gestión inadecuada de los residuos líquidos y sólidos, la contaminación acústica, el escaso acceso a la atención sanitaria, la mala calidad estructural de las viviendas, el desarraigo cultural y la inseguridad residencial.

Estas condiciones hacen que los asentamientos informales sean caldo de cultivo de enfermedades como la tuberculosis, la hepatitis, el dengue, la neumonía, la malaria, el cólera y las enfermedades diarreicas. Además, los habitantes de los tugurios urbanos corren un alto riesgo de padecer enfermedades no transmisibles como el asma, las cardiopatías, la diabetes, problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión, el insomnio y el abuso de sustancias, ya que adoptan un estilo de vida urbano y carecen de conocimientos e información sobre la salud y la atención sanitaria.

Mejora de los barrios de tugurios mediante un enfoque integral

Para que los barrios de tugurios de Lagos sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, con el fin de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 11 de las Naciones Unidas, necesitamos un enfoque integral de mejora de los barrios de tugurios. El proceso de mejora tiene que implicar a los gobiernos locales en el desarrollo de la salud mediante el compromiso político, el cambio institucional, la creación de capacidad, la planificación basada en la asociación, los proyectos innovadores combinados con la mejora de las infraestructuras, la promoción de la salud y la participación de la comunidad.

La mejora de los barrios de chabolas para mejorar las condiciones de vida debería consistir en la mejora de la seguridad de la tenencia mediante la regularización de los derechos sobre la tierra y la mejora de la prestación de servicios básicos, como el acceso al agua potable, la energía para cocinar y el alumbrado, los sistemas de drenaje del agua, la iluminación de seguridad, la mitigación de los riesgos medioambientales, la provisión de incentivos para la gestión de la comunidad, la mejora del acceso a la atención sanitaria y la educación, y la mejora de los medios de vida mediante la formación profesional y los microcréditos.

Las nuevas zonas de viviendas deben construirse con todas las instalaciones necesarias disponibles desde el principio, incluyendo la construcción de aseos independientes en cada hogar para facilitar la higiene personal. Este enfoque integral debe llevarse a cabo de forma que tenga en cuenta los temores, las necesidades y los deseos de los habitantes pobres de las barriadas.

«Paquetes de intervención» para mejorar la salud de los habitantes de los tugurios urbanos

Para abordar los problemas de salud de los habitantes de los tugurios urbanos en particular, los gobiernos municipales deberían centrarse en múltiples intervenciones para ocuparse de la conectividad de sus problemas, y no limitarse a llevar a cabo medidas curativas o preventivas en un área de preocupación que tendría un alcance limitado y probablemente sería menos eficaz que un enfoque integral. Los «paquetes de intervención» que abordan al mismo tiempo la prestación de servicios sanitarios, el saneamiento ambiental, la higiene personal, el comportamiento de búsqueda de atención sanitaria y las oportunidades de subsistencia tendrán probablemente un mayor impacto. También recomendamos que todos los niveles de gobierno de Nigeria elaboren estrategias de desarrollo sostenible y provisión de infraestructuras para transformar los numerosos barrios marginales del país en comunidades sostenibles.

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.